Logitech Driving Force Pro

Sé analizado en este blog a través de Zync

Logitech Driving Force Pro, es el volante que tengo ahora en mi poder y toca analizarlo. Asi que bien, empecemos:

El volante viene empaquetado como es típico en todos los volantes de logitech, perfectamente ensamblado, cada componente por separado y bien sujeto para aguantar cualquier tipo de movimiento. El paquete incluye, el Volante, conjunto de pedales (acelerador y freno), fuente de alimentación, y una bolsita con un pequeño manual. Asi bien, es hora de desembalar el paquete.

Al sacar el volante comprobamos que este goza de una excelente calidad, tanto por acabado como por el tacto. El volante es algo más grande que el logitech momo racing. Asi que a algunos les vendrá bien y a otros no, pues esto va sobre gustos. Yo personalmente y habiendo tenido el logitech momo, prefiero el tamaño del driving pro, el momo se me hacía demasiado pequeño. La calidad es buena, pero si bien no se puede comparar a la del momo, ya que viene diseñado por ese mismo fabricante.

La instalación es sencilla. Sujetamos el volante a una mesa (o cualquier tipo de soporte) con un anclaje de tornillos, después conectamos los pedales al volante, conectamos el volante al puerto USB y finalmente la fuente de alimentación que va desde el volante hasta una toma de corriente. Con esto ya estamos preparados para correr. Pero si lo que queremos es tener el volante perfectamente configurado, lo suyo será bajar los drivers de la página de logitech. DRIVERS.

Destacar que el volante puede girar 900º, algo que en los juegos que lo soportan, hace mucho más realista aún si cabe su sensación. Por otra parte podremos configurar los grados que queramos en donde el volante debe hacer tope, tanto 900º, como dejarlo en 40º, como 200º, lo que nos de la gana. Este es muy importante y algo que le da mucho valor.

El volante por otra parte está lleno de botones, algo que echamos en falta en la mayoría de los volantes actuales y lo cual es muy útil a la hora de configurar el montón de botones que traen hoy en día los simuladores de carreras. En total trae 10 botones, más una cruceta, más dos levas traseras y una palanca con dos posiciones. Decir que las levas actúan en forma de botones y no son tan sofisticadas con el momo, quizás sea algo que podrían haber mejorado.

Los pedales vienen en un soporte de plástico, con una base antideslizante. Pero como en la mayoría de estos casos, lo mejor es tenerlos apoyados contra algo, porque al mínimo frenazo brusco pueden desplazarse y hacernos perder mucho tiempo.

El recorrido de los pedales es el adecuado, además de venir con un sistema de muelles en los que podemos variar su dureza desde el programa de configuración del propio volante, o simplemente dejar que el propio juego lo configure.

Una vez todo colocado y configurado nos ponemos a conducir. El tacto del volante es de un plástico muy cómodo y agradable, los giros son suaves y precisos. El volante consta de un moto Force Feed Back, que consigue transmitir una sensación de dureza adecuada. Los pedales responden a la perfección, pudiendo llevar el acelerador en posiciones milimétricas, al igual que al usar el freno. Tenemos gran cantidad de botones que nos ayudan a configurar cualquier tipo de opciones mientras conducimos, tales como: llamada a boxes, limitador de velocidad, mirar hacia los lados, hacia detrás, claxo, luces, freno de mano, y un largo etc.

Las levas funcionan mejor de lo esperado, ya que al ser botones no esperaba una reacción muy precisa, pero todo lo contrario, se accionan perfectamente. Además también en el caso de ser un coche de palanca de cambios, podemos usar la palanca que viene a la derecha del volante, que también funciona a la perfección y dejándonos las levas para otro tipo de funciones.

La sensación ha sido muy buena, y el control ha sido perfecto. No puedo tener ninguna queja de la forma en que se ha comportado el volante, con los simuladores más exigentes.

No os olvideis que todo es configurable, tanto la intesidad del FFB, como la fuerza del centrado del volante, con lo que conseguireis adaptar el volante a cualquiera de vuestras necesidades.

El volante ha sido probado en PC, con varios juegos, entre ellos el rFactor y el Live for Speed y no tuve ningún tipo de problema en configurarlo. Decir también y es importante, que el volante funciona tanto en PC, como Play Station 2, como en la nueva Play Station 3.

El sistema de sujeción también funcionó a la perfección, incluso en una mesa bastante lisa, consiguió soportar todo tipo de carreras. Y los pedales apoyados contra una plataforma, (pues como digo, los sistemas antideslizantes ahora mismo en cualquier tipo de volante y pedales, no suelen ser del todo fiables) reaccionaron al tacto como es debido.

Que no falte decir, que el volante puedes llegar a conseguirlo (con suerte), por no más de 70 €. Un precio más que sobresaliente para un volante excelente en cuanto a relación Calidad-Precio. Una opción más que atractiva, teniendo el Momo por no menos de 130 € y que lo único en lo que mejora, es en la calidad de los materiales del volante. Y sin embargo, en cuanto a botones, el momo se queda muy por detrás del Driving Pro.

 

Si eres de los que le gusta conducir y los simuladores de carreras, este volante no te pasará desapercibido.

Y si además puedes permitirte un PlaySeat disfrutarás como nunca antes lo habías hecho.

Sin duda alguna, lo recomiendo encarecidamente.

Calidad de acabado: 9

Fiabilidad: 9

Manejo: 9

Instalación: 10

Funcionalidades: 10

Diseño: 9,5

Total: 9,5

Funciones Extras:

Select R3 Leva derecha (todo a la vez): Cambia de 200 a 900º o viceversa
Select R3 Leva Izquierda (todo a la vez): Cambia el FF del 100% al 50% o viceversa

 

Y como no podía faltar una comparación entre el Logitech Driving Force Pro y el Logitech Momo racing, solo puedo decir, que la calidad del volante es peor la del Driving Force Pro, pero que viene compensada por un mayor número de botones (algo muy de agradecer), las levas son mejores las del Momo, los pedales me han parecido exactamente iguales, el force feed back, prácticamente igual (quizás algo más blando el FFB del momo) y la precisión y calidad global, muy similar.

Conclusión: Teniendo el dinero suficiente para decidirte a comprar uno u otro, la pregunta a hacerse uno mismo (para comprar uno u otro) sería

¿Cual me gusta más?

 

Un saludo.

Analizado y redactado por Vicente Alfonso (Herzeleyd).

11 pensamientos en “Logitech Driving Force Pro

  1. Herzeleyd

    Hola, en algún MediaMarkt se han visto por 69 €. Por internet también los puedes encontrar baratos, por 80 € y luego ir a recogerlo en tienda, como en discoazul.com creo que dan opción de recogida, pero no se los puntos de venta que tienen al público.

    Un saludo.

  2. The_master

    oye como se cambia la dureza de los pedales? porque miraque llevo tiempo con el volante pero no conocía eso.

  3. rafa

    ola,tengo el driving force,y kuando lo konecto al ordenador xa jugar kon el rfactor no me lo detecta y estoi desesperdo.ke ago?

  4. fraops

    hola rafa, has instalado lo drivers? los puedes encontrar en la pagina principal de logitech

  5. roly

    hola, se agradece ke haya gente ke se moleste por explicar con todo tipo de detalle las cosas, gracias de verdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *