Y nos rompieron una ventana

La semana pasada a eso de la 1 de la mañana, parece ser que una panda de borricos se dedicaron a hacer la gracia de la noche. Cuando mi padre tranquilamente se encontraba en el salón viendo una película, escuchó un golpe contra la pared del salón, y al momento otro golpe contra una de las ventanas que cubren el balcón que da a la calle principal (la Ronda Sur) haciéndose añicos. Por desgracia no le dió tiempo a salir y no pudo ver al pobre subnormal que hizo tal «azaña» para su carrera profesional.

Yo he sido algo gamberrillo en mis tiempos de joven, pero de ahí a ponerte a romper cosas ajenas o tirar piedras contra las ventanas de una casa… hay un paso considerable a delicuencia juvenil. Y más aún cuando no hay motivos aparentes más que la «diversión» (estúpida diversión).

Todavía sigo sin comprender tal «hobby» borreguil, carente de lógica y sentido, y que por desgracia es bastante complicado de denunciar en el caso de no ver al agresor. Lo único que sabemos es que un poco antes alguien esuchó decir a un chico (quizás entre los 18 y 22 años) «soy molano, soy molano», pero nada más.

En Navalmoral de la Mata como en todos los sitios hay subnormales profundos y por desgracia nos ha tocado uno de ellos. Hoy no le han pillado, pero este tipo de calaña siempre las paga tarde o temprano.

2 comentarios en “Y nos rompieron una ventana

  1. NoiK

    Hay muchísimo gilipollas con una deficiencia intelectual importante. Cada vez son más… Ojalá pillen al que tiró la piedra, y a todos sus amigos que seguramente compitan para ver quien es más «malo» (imbécil, vaya)…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *