La vida te puede cambiar en un segundo

La otra noche cuando veníamos del pueblo de los abuelos de mi novia, ocurrió algo que pudo haber sido fatal para los dos.

Circulando por una carretera a unos 90 km/h, apareció en nuestro carril un venado enorme. Mi novia me avisó varias veces, pero justo en ese momento iba un poco despistado y no me percaté hasta que no estuve a unos 5 metros de él. Entonces vi el reflejo que produjo su pelo con las largas del coche, e hice un giro rápido hacia el otro carril.

Por suerte el animal estaba mirando hacia el descampado, pues hizo un amago de moverse, y si hubiera estado mirando hacia el interior de la carretera podría haberse cruzado y el accidente hubiera sido bastante serio. También suerte de que no viniera ningún coche en sentido contrario, era bastante tarde y no suele haber mucho tráfico a esas horas (que alivio).

El susto que se te queda en el cuerpo después de esto es bastante grande, tardé un rato hasta que el corazón volvió a retomar sus pulsaciones habituales.

Son esos momentos que vas conduciendo por una recta pensando en las musarañas y bastante relajado, con lo que la reacción en un imprevisto de este tipo tan inesperado suele ser bastante lenta. Es como esas veces que después de llevar un rato conduciendo no recuerdas los últimos kilómetros recorridos.

No se que hubiera pasado si en ese último instante no hubiera visto el venado, pero un golpe con un animal de semejante tamaño pudiera haber sido fatal. Sólo hay que ver la imagen que encabeza este post, y en ese caso por suerte era un todoterreno grande. Pero al final todo se decide en un instante.

Medio metro, medio segundo, cosas que no tenemos en cuenta y que pueden ser el principio y el fin de algo tan hermoso como esta vida.

7 pensamientos en “La vida te puede cambiar en un segundo

  1. Suga

    pues fijate q te han clavo el anuncio del test de la muerte encima de este post
    q miedo ^^

  2. MikeM

    El problema es que es aleatorio, a veces aparece y a veces no… por lo que Herze seguramente no lo verá. Ahora mismo yo no lo veo, pero muchas veces sí. Que suerte!

  3. MikeM

    Por cierto! Yo también tengo la costumbre de relajarme cuando conduzco en trayectos largos… pero es lo peor a la hora de reaccionar. A mí nunca me ha pasado lo de cruzarme con un animal, pero sí con un coche parado o algo así. No veas de la de hostias que me he librado!

    Saludos!

  4. kennyto

    En mi pueblo suele pasar mucho esto… estuve hace unas semanas alli (con carnet ya) y me salio uno, pero por suerte se espanto al ver las luces, menos mal.
    Yo soy bastante despiestau por esas carreteras, por que son todo rectas sin apenas coches y todo pueblos y voy con la musica distraido… jejeje menos mal que la mayoria se espantan o algo ke si no…

  5. bonibd

    pues en esas situaciones dicen que lo mejor es frenar a fondo, y luego si ves escapatoria por los lados, soltar el freno y girar. Imagina que tienes un choque frontal por evitar al animal…

  6. Herzeleyd Autor

    Si lo hubiera visto desde el principio hubiera frenado y le esquivo despacito, pero es que le vi casi demasiado cerca y no me daba tiempo frenar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *