Cuando las medidas adoptadas no tienen ningún fundamento

Esta semana pasada fue el Womad en Cáceres y como todos los años, la gente suele salir a la plaza Mayor para ver los conciertos, mientras se toman unos calimochos, que suele ser la bebida típica y preferida en estas fiestas.

Yo quedé con unos amigos para comprar unos cartoncitos de vino y coca cola, como cuando éramos jóvenes 😛 e ir a la plaza para beberlos tranquilamente viendo a los cantantes y de paso, metiéndonos en el buen ambiente.

Mientras comprábamos, hubo un montón de rumores en el supermercado: que si no se podían meter botellas, que si no se podían meter cristales, que tampoco hielo… etc.

Al final, parecía que no se podían meter botellas de cristal (hasta cierto punto lo podía entender) y tampoco hielo (esto me costó un poco más entenderlo). Asi que decidimos comprar una garrafa de 5 litros de agua y llenarla de hielo, vino y cocacola, compramos unos vasos y ya estábamos listos para el Womad.

De camino a la plaza, otra vez un montón de rumores, que si ahora tampoco se permitía la garrafa, pero que si le cortabas la boquilla si podríamos entrar. Y por otro lado, que ya no se podía meter nada.

En fin, con la mosca detrás de la oreja llegamos y nos encontramos con un cordón policial que bloqueaba todas las entradas a la plaza, mientras hacían sus correspondientes controles. Finalmente, no nos dejaron pasar con nada.

Lo más curioso, es que al principio se podía pasar con cualquier cosa, mientras no fueran botellas de cristal o hielo. Luego se podía pasar, pero cortando la boquilla de las botellas de plástico para que no se rellenaran y se lanzaran al escenario (cosa que nunca he visto que sucediera), y finalmente ya no dejaron pasar nada.

Al final lo que ocurrió, fue que los botellones de calimocho se realizaron en una plaza paralela a la plaza Mayor, y cuando terminaron los conciertos, parece que se empezó a dejar pasar de nuevo con bebidas o al menos, ya no se las hacía tanto caso.

No se hasta que punto era por seguridad, o ayuda al consumo en los bares de la plaza.

No entiendo que no te dejen pasar hielo, y si puedas comprar un calimocho con hielo en la plaza. Parece ser, que el hielo que está en un vaso no puede ser usado…

No entiendo que al principio permitieran pasar con garrafas de 5 litros llenas de calimocho, luego que debiéramos cortar la boquilla para finalmente no dejar pasar nada. Todo esto cambiaba cada 15 minutos, dicho por un policía de la zona.

¿Hasta que punto era para beneficiar a los bares y no por la seguridad de los cantantes? Pues no se… pero si alguien quiere tirar algo, lo va a hacer. No hace falta entrar con botellas o alcohol en una zona para que se arrojen objetos. Y menos aún, cosumir alcohol.

Pero bueno, así transcurrió todo. Unas medidas algo contradictorias y que yo no las veo un sentido concreto. Quizás si las explicara quién las hizo, todo tendría un mayor sentido, pero aún así, lo veo difícil de explicar.

Las fotos fueron realizadas con la Blackberry Storm y de noche, de ahí la pésima calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *