T-38 Talon a punto de colisionar

Es posible que los dos aviones no tuvieran acceso a sistemas tipo TCAS y cuando se quisieron dar cuenta de su posición, ya era demasiado tarde. Por suerte, todo quedó en un tremendo susto.

Sólo hay que fijarse en la tremenda velocidad con la que pasan, y la corta distancia que les separaba, para darse cuenta de que no colisionaron por puro azar.

Vía | LandingShort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *