Archivo de la etiqueta: indiferencia

¿Por qué animamos a los deportistas?

Es una pregunta que me he hecho muchas veces y seguro que muchos de vosotros también. Como es posible que paguemos dinero en la mayoría de las ocasiones para animar a alguien en particular o a un equipo, que ha ganado en un año más de lo que nosotros ganaremos en nuestra vida.

¿A alguno de vosotros os animan en la oficina para que hagais mejor vuestro trabajo? me imagino que no, yo diría que todo lo contrario. Además ayudais a la economía española declarando vuestros impuestos, mientras que algunos deportistas a parte de la cantidad de dinero que tienen, se van al extranjero para no dar ni un euro a España, y luego encima quieren que les tratemos como españoles (y no señalo a nadie, verdad Alonso…).

La mayoría de los profesionales de alto nivel nos hacen disfrutar de los deportes al límite, pero no nos basta con eso y los animamos para que lo hagan mejor. Y digo yo: no sería mejor animar al presidente del gobierno para que lo haga mejor o a los médicos para que ayuden a curar mejor a los enfermos. Creo que sacaríamos más beneficio que animar a alguien para que gane más dinero, con un beneficio únicamente propio.

Es curioso ver como a la mayoría de los trabajadores con gran repercusión en la mejora de la sociedad lo único que se hace es criticarlos cuando lo hacen mal, y viven en el olvido cuando lo hacen bien.

Nadie se acuerda de los ingenieros y obreros que diseñan las carreteras por las que circulais todos los españoles para haceros los viajes más cómodos y placenteros, pero si se acuerdan cuando hay un accidente. Bien que se acuerda todo el mundo cuando Torres marca un gol con la selección, o Alonso gana un mundial. Nadie se acuerda de los arquitectos que diseñan vuestras casas para que no vivais en la calle. Nadie se acuerda de los barrenderos que dejan vuestras calles limpias de las basuras que tiramos al suelo.

A mi me es indiferente que haya trabajos más o menos pagados, pero muchas veces los más pagados son los trabajos más inútiles y que menos ayudan a los demás. El mundo de la diversión es el mundo del dinero, y nuestro mundo es el de los pobres.

Un actor, incluso un concurstante que aparece en la tele es tratado como un dios, la gente hace colas por verlos y que les firmen un libro o en el culo, a veces simplemente por el mero hecho de haber aparecido en la tele, sin ningún aliciente mayor.

Yo también me lo paso bien con el deporte, pero creo que no es algo que sirva de mucho mas que para eso, divertir.

Foto | phil